BLACK FRIDAY: ¿GLOBALIZAR O DESPERSONALIZAR EXPERIENCIAS?

He buscado en mi background las raíces del Black Friday y he tenido que recurrir a Wickypedia porque por más que rebuscado en los cajones de mi memoria no he encontrado nada. Me rondaba por la cabeza alguna idea brumosa de una amiga que se fue a estudiar secundaria en Estados Unidos y algo me contó… pero resumiendo así como la fiesta de los Reyes Magos tiene casi un reservado en el altillo de mis recuerdos, esta celebración no tiene ningún espacio relevante.

 

black-friday

 

Ya por los años sesenta, cuando el consumo daba sus primeros pasos hacia lo que hoy vivimos, el hiperconsumismo, los americanos inventaron el Black Friday: el primer día de compras navideñas, lo fijaron justo un día después de Acción de Gracias. ¿Por qué “Black”? He encontrado distintas versiones sobre el tema; parece que el origen del nombre proviene de Filadelfia: los coches y transeúntes abarrotaban las calles que se teñían de una inmensidad de puntos negros… Sin embargo hay otra interpretación que se ajusta más a la realidad global del mercado: los números rojos de los comercios pasan a negros por el superávit que generan las compras…

 

SEZAN.ME

SEZAN.ME

 

Nuestra sociedad sigue siendo consumista. Dice Gilles Lipovetsky que lo malo no es consumir, sino el empobrecimiento de la personas que viven sólo para consumir. El Black Friday es una muestra más de la cantidad de dinero que mueve la gran maquinaria del sistema de la moda… Consumir se ha convertido en una gran experiencia, el día a día es monótono, aburrido y cansino. ¡¡Ya es viernes y además no un viernes cualquiera!! Vamos a vivir ¡¡una gran fiesta: el Black Friday!!! Regalos que nos concedemos, anticipos de Navidad; o si queremos ser legales es el momento de empezar ya con la lista de regalos y detalles que van a ir llenando de alegría, felicidad y luz las fiestas navideñas… ¿Quién nos va a sacar de este gran sistema en el que vivimos inmersos?

 

black-friday-3

 

Aunque prefiero volver a mis recuerdos y revivir la experiencia de las esperas llenas de magia del día de reyes, días en que se echa la cuenta atrás, y se valora un instante único e inconfundible… qué difícil, con los tiempos que corren, no caer en la tentación del Black Friday. Una reflexión, mantener nuestros recuerdos vivos, no disolver nuestra identidad en una globalidad indiferente, “markitera”. Nunca olvidar que los regalos son para las personas y que el consumo, que puede volverse compulsivo bajo la presión de grandes ofertas, puede desdibujar la prioridad que nos mueve a comprar: antes las personas… después las cosas… Un principio básico para configurar estilos de vida más humanos, más solidarios.

Fashion Frame Fundación Pineda
Consultoría de moda con fines educativos. Moda, Identidad y Consumo Responsable.
Share
This

Post a comment